El Seminario de Cristo Rey de Vocaciones Adultas A.R. Fue fundado gracias a la iniciativa y carisma del R. P. Agustín Desobry O.P., quien solicitó y recibió el apoyo de la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM). La CEM encargo a la Comisión Episcopal de Seminarios y Vocaciones la responsabilidad inmediata en este proyecto. Habiendo aceptado en este proyecto la responsabilidad canónica el Excelentísimo Monseñor Magín C. Torreblanca, Obispo de Texcoco quien lo erigió en Coatlinchán, Texcoco, mediante un decreto con fecha del 3 de enero de 1981, como el Seminario de Cristo Rey y Santa María de Guadalupe.

 

De común acuerdo al inicio de la fundación el Excelentísimo Monseñor Magín Torreblanca y el Reverendo Padre Agustín Desobry pusieron el Seminario bajo el patrocinio de Cristo Rey y Santa María de Guadalupe.



Misión


El Seminario de Cristo Rey tiene como fin principal

la formación integral de las Vocaciones Adultas

a fin de que se preparen como sacerdotes diocesanos

para ayudar a las diócesis más necesitadas.


.

Vi

Visión



El Seminario de Cristo Rey se encuentra enclavado en la diócesis de Texcoco y está bajo la responsabilidad canónica de esta diócesis, sin embargo, no es el Seminario propio de esta diócesis, pues fue fundado en orden a la formación de Vocaciones Adultas para diócesis necesitadas. Por esta razón, el Seminario es una alternativa para todas las diócesis de México en orden en la formación de sacerdotes. Con el servicio que el Seminario presta la formación de sacerdotes, colabora con las Iglesias Locales y todo esto redunda en beneficio de la Iglesia Universal. Según los fines del seminario, también pueden enviar vocaciones adultas para su formación algunas diócesis es que se encuentran fuera del ámbito de nuestra patria.